Inicio Destacada “Soy madre y padre” ¿Eso realmente existe?

“Soy madre y padre” ¿Eso realmente existe?

87
0
Compartir

Por Jess Andreina.

“Soy madre y padre” ¿Eso realmente existe?

Hace unas semanas estuve compartiendo con unas adorables mujeres en clases de “Yoga para mamás divorciadas y solteras”, me inscribí con este grupo de chicas porque me llamó la atención la manera en la sociedad nos etiquetas, hasta en actividades de crecimiento personal. No pude evitar preguntarme ¿Será que los hijos de las madres solteras y divorciadas son distintos a las de las madre casadas o es que tenemos preocupaciones y maneras diferentes  de llevar la crianza? Efectivamente si, si, si y muchos sí. Sin embargo eso no debería estigmatizar nuestra integración social.  Conversando con una de las instructoras, ella me comentaba que en el centro decidieron separar los grupos ya que las mismas mujeres llevan una bandera cargada de quejas con relación a su condición de “soy madres y padres”.

Ciertamente los tiempos han cambiado, las mujeres ahora emprenden más en el campo laboral y no solo se limitan al trabajo del hogar  (que es un trabajo que debería ser muy bien remunerado), actualmente las parejas y los matrimonios no son tan duraderos como en tiempos de antaño, hay padres y madres responsables, otros no tanto y aún se mantiene vigente el antiguo refrán que decían las abuelitas de “muchacho no amarra hombre”.  En la sociedad actual, las mujeres seguimos marcando una serie de retos, e intentamos dejar atrás los mitos y la etiqueta de la discriminación de género, para aportar cambios en la dinámica social y empresarial, Sin embargo yo como mujer no apoyo la posición de muchas que intentan opacar o desparecer de la vida de sus hijos la figura paterna. Sea un padre responsable o no nos corresponde a nosotras jugarlo, podemos jugarlo como hombre, como expareja pero jamás como padre; esa tarea debemos dejarla a nuestros hijos quienes son los únicos con derecho a calificar la labor de sus padres.

Somos nosotras quienes permitimos que nos etiqueten al decirle al mundo “mi hijo no tiene padre” y al mismo tiempo somos quienes atentamos contra la integridad psico-emocional del niño al hacerle sentir la carencia afectiva. No juzgo a quienes piensan así pero seamos sensatos si eres padre-madre no exijas manutención porque todo deber viene con un derecho implícito y creo yo que si usted pide dinero debe saber que el padre tiene derecho de disfrutar de su hijo.

Digo esto porque conozco mujeres de toda clase. Se de las que exigen dinero y niegan las visitas, las que le ponen precio a los hijos, aquellas que no permiten que el padre vea a su hijo, las criaturas porque no quiere acostarse con ellas y por supuesto conozco aquellas madres que comprenden que si la relación no funciono no hay problema pero trabajan en conjunto con el padre de sus hijos para regalarles una mejor calidad de vida . Mi gente para hacer un bebé se necesitas dos personas, por ende ni usted cría sola, ni el padre paga todas las cuentas porque en la cama ambos disfrutaron. A menos que el padre se vaya y no quiera vivir una parternidad responsable y no le queda de otra que guerrear sola y aun así no se es padre y madre. En estos casos lo mejor es dejar que los niños saquen sus propias conclusiones.

También conozco hombres de varios tipos: Los que dan plata y cero atención, los que no dan plata ni atención, los responsables esos hermosos que todas queremos porque aportan económica y efectivamente y aquellos que aportan y quieren atender y las “locas” de las ex no los dejan porque no quieren con ellas y aunque no lo crean de estos existen muchos.

Algunos se preguntarán y ¿esta tiene hijos para opinar? ¿Seguramente está bien casada y el marido la mantiene? Pues como ustedes han decido leerme y yo escribirles muchos cuentos les respondo.

  1. Si tengo hijos, tengo uno que yo creo que es hermoso (quizá no lo es, pero es mío y para mi es el bebé más bello)
  2. Soy madre, soltera, profesional y trabajadora. Mi hijo tiene un padre que no soy yo, a quien siempre le he otorgado el derecho de ser su padre por el bienestar de mi hijo y por supuesto he sido bien fastidiosa con sus deberes. Además chicas no hay nada más rico que compartir la maternidad porque así tendrán tiempo para ustedes (que hace falta) y su nuevo novio si lo tienen. Que se los digo yo que trabajo con mi tigre encima.

Las invito a cambiar la frase Hola me llamo Jessica “Soy mamá y papá”, me llamo Jessica, “soy mujer, madre y emprendedora”. ¿Cuántas nos sentimos identificadas con esta frase?

Comentarios